El solidarismo contractual desde el análisis económico del derecho

Resumen

A la hora de obligarse es claro que cada una de las partes persigue intereses individuales y por lo tanto la dinámica normalmente transcurre dentro de un individualismo contractual, pero pueden existir ciertas situaciones en las cuales sea necesario apartarse de ese “egoísmo” y acudir a nuevos criterios, como por ejemplo el solidarismo contractual. El servirse de esta doctrina permitiría en algunos casos (no todos), por un lado, disminuir los costos que implica el cumplimiento del contrato y, por otro lado, elevar la utilidad esperada por cada una de las partes, conciliando de esta manera imperativos clásicos de la estabilidad y la seguridad jurídica con principios como la solidaridad, la colaboración, entre otros. Así pues, la pregunta a plantearse es: ¿En qué situaciones o circunstancias el solidarismo contractual resulta ser más eficiente que el individualismo contractual teniendo en cuenta la racionabilidad de los sujetos, sus preferencias y sus expectativas de utilidad?